LECTURA COMPLEMENTARIA

 

Es necesario transformar integralmente los aspectos fundamentales el sistema educativo, bajo el principio de bienestar de los niños, niñas y jóvenes como la máxima prioridad. Por tanto, la reforma integral del sistema educativo debe a partir de una visión parecida a ésta:

• Queremos un sistema educativo donde lo más importante sean los niños, niñas y jóvenes, sin condición. Que no los marginen y permanezcan en él porque son queridos y los aprendizajes son relevantes.

• Queremos espacios educativos donde las niñas, los niños y jóvenes desarrollan sus potencialidades, adquieren conocimientos y destrezas para comprender la realidad, creatividad para actuar sobre ella, y autoestima y valores para el ejercicio de la ciudadanía, respeto a la diversidad y equidad de género.

• Queremos una comunidad educativa donde los padres de familia, junto a los maestros, participan de las decisiones educativas y velan porque sus hijos aprendan y sean respetados.

• Queremos maestras y maestros preparados, responsables y motivados, que promueven en el aula aprendizajes significativos, tratan bien a los niños y fomentan en ellos derechos y responsabilidades.

• Queremos unidades educativas que toman decisiones de acuerdo a sus características culturales propias, e impulsan el desarrollo local y nacional.

• Vemos a la comunidad trabajando coordinadamente y apoyando a la educación:

Organizaciones sociales, empresarios, profesionales, municipios, ONGs., y entidades públicas y privadas.

• Vemos un ministerio ágil, eficiente y despolitizado, que alienta la toma de decisiones locales, asesora las propuestas pedagógicas y favorece el vínculo con la comunidad.

UCP/MEC, "Visión a futuro de la educación"