2.2

2.2.1 ¿QUÉ ES?

Se trata de un diagnóstico útil y específico: una exploración concreta de la situación de la institución educativa y de su entorno.

Es un trabajo en el que participan en forma conjunta el supervisor, los directivos educacionales, docentes,  los alumnos/as, padres de familia y miembros de la comunidad.

Esta especie de "radiografía pedagógica" de la institución educativa debe estar orientada, en primer lugar a identificar y caracterizar de la manera más precisa posible las potencialidades y debilidades de la institución educativa y su contexto, considerando particularmente los siguientes aspectos:

Las características del entorno de la institución educativa:

  • Físico

  • Ambientales

  • Económicos

  • Socio- culturales

  • Principales características de la relación institución educativa - comunidad

  • La participación activa y beligerante de la comunidad.

  • Actividades que se realizan en conjunto.

  • Acerca de la institución educativa.

El diagnóstico es una especie de "radiografía" pedagógica de la institución educativa y de su entorno, para establecer sus reales necesidades y potencialidades.

Resultados de la gestión escolar: cómo se dirige la institución educativa, cómo se planifica y se evalúa, entre otros. La atención a las políticas nacionales, regionales y provinciales. La adecuación de las políticas educativas a la realidad en la cual está ubicada la institución educativa. Niveles de rendimiento, repitencia y deserción. Perfiles reales del alumno/a, maestro/a y local. Señalamiento de los principales problemas que confronta la institución educativa en los aspectos del ser, el saber y el hacer.

2.2.2 ¿PARA QUÉ HACEMOS EL DIAGNÓSTICO?

Para establecer:

La situación actual del entorno.

La situación actual de la institución

Las necesidades más apremiantes

Las alternativas de solución planteadas por los diferentes sectores de la comunidad educativa.

2.2.3 EL DIAGNOSTICO ESTRATÉGICO MEDIANTE EL ANÁLISIS FODA

En este documento nos vamos a guiar por el diagnóstico estratégico mediante la matriz FODA; sin embargo, es importante mencionar que no es el único ya que existen otros procesos como:

diagnóstico estratégico en base al diagnóstico tradicional; diagnóstico estratégico integral, el taller curricular comunitario que muchos maestros lo hemos practicado, entre otros.

El diagnóstico estratégico es el análisis de la situación actual de la institución, en su interior y en su entorno. Es una especie de auditoría interna y externa de la institución.

El Diagnóstico Estratégico mediante la matriz FODA, se caracteriza por la utilización de esta matriz en el momento del análisis. La matriz ubica las FO (fortalezas y oportunidades) que constituyen   las potencialidades a nivel interno y extemo y las DA(debilidades y amenazas) que constituyen  las deficiencias o necesidades.

¿Cómo hacerlo?

Establecer los propósitos del diagnóstico.

Para realizar el diagnóstico se requiere determinar los objetivos que lo guiarán.

El Diagnóstico Estratégico comprende dos dimensiones.

a) Análisis del entorno de la institución.

b) Análisis interno institucional

Determinar los campos o aspectos a considerarse en el diagnóstico.

De acuerdo a las necesidades y a los objetivos establecidos se determinará los campos, áreas o componentes a considerarse para el diagnóstico, que podrían considerarse entre otros los siguientes:

Gestión institucional; gestión académica: gestión administrativa y financiera.

Elaboración de una lista personal de problemas

Para garantizar la participación de todos los integrantes de la comunidad educativa, podemos iniciar el diagnóstico con una lista de 30 o 40 problemas de la institución a lo largo de un período determinado de tiempo, por ejemplo en los últimos cinco años. Esta lista personal suele tener carácter subjetivo e indica, por consiguiente la percepción personal que cada miembro del equipo posee de la propia institución.

Negociación de la lista personal en equipo.

Los distintos grupos de trabajo, con la coordinación de un miembro del equipo de coordinación elaboran una lista común de problemas. Cada problema que aparece en la lista debe ser negociado por todo el equipo, de tal forma que se considerarán como problemas de la institución aquellos que son percibidos de la misma manera por todos sus miembros, excluyendo los que no tengan consenso del grupo. La lista así elaborada y consensuada, se enumera aleatoriamente del primero al último sin tener en cuenta criterios de urgencia, importancia o necesidad.

Podemos valernos de la siguiente matriz para registrar los problemas consensuados: