7. Elaborar Informes

Esta etapa del proceso tiene directa relación con uno de los requisitos esenciales de la evaluación, con miras a la autoevaluación: se trata de compartir los resultados obtenidos, ante todo, con el alumno.

Brindarle información adecuada sobre sus logros, su nivel de avance, sus puntos fuertes y débiles, sus perspectivas futuras, le permite ir incorporando estas pautas y aumentar la conciencio acerca de su proceso de aprendizaje, de manera progresiva.

Claro que no debemos olvidar que hay otras personas interesadas  o directamente afectadas por los resultados, tales como las familias  las autoridades, los orientadores los otros docentes y responsables del proceso   educativo,   a   quienes   el   docente   también   debe   mantener informados.

En este sentido, afirma Casanova (1995, p. 175)

Todo proceso de evaluación debe finalizar con la emisión de un informe que recoja a valoración de los datos más relevantes obtenidos durante el proceso y que refleje los resultados alcanzados”.

Ante las afirmaciones anteriores  pueden surgir algunas preguntas: ¿ El docente debe compartir la totalidad de la información obtenida? ¿ Debe hacerlo con todos los interesados?. En definitiva, ¿que es  lo que el docente debe informar y de que modo?

En principio podríamos sostener que, cuanto mas analítica y exhaustiva sea la presentación de datos y resultados obtenidos, más acabadamente podrá cumplir la evaluación su función retroalimentadora. De ahí las críticas que suelen recibir los sistemas de información basados en puntuaciones de niveles de rendimiento o las libretas de calificaciones que solo contienen una apretada síntesis, que informa pobremente sobre logros y dificultades. Por el contrario, la información deberá ser descriptiva del momento de aprendizaje en el cual se encuentra el alumno, hacer conocer logros, posibilidades de avance, recomendaciones,

Sin embargo, esto no significa que todos los involucrados en el proceso de evaluación tengan que recibir la misma información y de la misma  forma. También la "sobre - información" encierra sus riesgos: brindar abundante  información no significativa puede conducir al receptor a tomar  decisiones   poco  convenientes,   basadas  en  confusiones  y malentendidos Por lo tanto, la regla básica podría formularse de esta manera: se debe brindar toda la información que cada destinatario necesita, de un modo que le resulte claro y comprensible y le permita actuar en consecuencia.

El docente deberá, entonces, desarrollar la capacidad de resumir los resumir los resultados de la  evaluación, para que puedan, ser utilizados en la elaboración  de informes  que provean toda la información necesaria a los destinatarios, en vista a la toma  de decisiones.

En los informes que el docente elabore se pueden incluir los datos que sirven de base para posteriores decisiones de distintos responsables, las razones que fundamentan juicios o decisiones ya tomadas, y/o ¡a información que contribuya a determinar la causa de resultados de aprendizaje no planeados o de dificultades en el proceso.

Tenbrink (1981, Pag. 235) enumera los siguientes pasos para orientar la tarea de elaborar los resúmenes de resultados de la evaluación:

1. Determinar el objetivo del resumen (qué, quién, para qué y para quién).

2. Enunciar las decisiones más importantes que se han tomado (dar a conocer decisiones tomadas, período en que se dieron, decisión final).

3. Enunciar los juicios que influyeron en esas decisiones (decisiones de ubicar al alumno, juicios cruciales tomados para diferentes decisiones).

4. Resumir la información empleada para formular cada juicio (utilizar hojas de resumen para resumir en función de las decisiones tomadas).

Por último, otro requisito importante de la información que se brinda es la oportunidad. De acuerdo con las posibilidades del docente, en cuanto a la información de la que dispone y a la dedicación que pueda destinar   a esta tarea, los informes deberán tener la periodicidad suficiente como para dar lugar a decisiones tomadas a tiempo.

Informes sobre resultados de aprendizaje:

Como una alternativa a la clásica libreta de calificaciones, o bien, como un medio de información complementario, los docentes pueden recurrir a diversas modalidades de información sobre resultados de aprendizaje de los alumnos:

-   escritas u orales (entrevistos con alumnos o padres),

-   más formales o más informales (desde un boletín hasta una carta),

-   que incluyan una valoración más o menos amplia de los objetivos (tal como podremos observar en algunos modelos que presentaremos).

Casanova (1995, p. 176) recomienda el siguiente procedimiento para la elaboración de informes de evaluación:

a)     Elaborar una lista de control21- para cada trimestre y en cada área curricular, donde se recojan los objetivos propuestos para ese período de tiempo.

b)    Resumir la formulación de los objetivos trimestrales de las diferentes áreas y seleccionar los más importantes, en caso de que sean muy numerosos.

c)     Transcribir estos objetivos  a un modelo de informe que permita valorarlos uno a uno, con mayor o menor amplitud, según se acuerde en el centro.

d)     Recoger en un apartado especifico las actitudes que se hayan trabajado desde todas las áreas y que serán valoradas por el conjunto del profesorado. Las actitudes propias de cada área quedarán reflejadas dentro de ella.

e)     Valorar los objetivos que aparecen en el informe

f)     Formular las observaciones necesarias para que el alumno continúe adecuadamente sus aprendizajes.

La  autora habla de una valoración más o menos amplia de los objetivos  en referencia a dos modelos diferentes de informes:

En el primero (ver Modelo N° 1), el docente registra sus  comentarios  en relación con cada destreza, lo cual ofrece un amplio margen de información.

En el segundo (ver Modelo N° 2), se valore cada destreza a través de algún código  que se registra en los recuadros; es un informe más esquemático que el anterior, pero que ofrece mayor información que los sistema tradicionales.

Fuera de estos modelos, se ubican los informes abiertos, en los cuales el docente organiza la información según su propio criterio e  incluye todo lo que   considera  relevante  acerca  del   proceso  de aprendizaje del alumno.