6.    Análisis e Interpretación.

Sí tuviéramos que identificar esta etapa recurriendo a términos de uso habitual en las escuelas, diríamos que se trata del momento de "la corrección".

Ahora bien, la forma en la que se lleva a cabo esta tarea cotidianamente puede que no alcance a transmitir la complejidad de los procesos involucrados. Por el contrario las prácticas generalizadas suelen obviar por completo esta etapa y la tarea docente termina reducida a la asignación de calificaciones según datos recogidos sin que éstos reciban tratamiento alguno.

Frente a esta situación, es importante subrayar que:

El análisis y la interpretación de la información obtenida en las etapas anteriores son los que otorgan la base para la formulación de juicios de valor en el proceso de evaluación: juicios que, a su vez, permitirán tomar las decisiones posteriores de manera racional, de acuerdo con las finalidades perseguidas por la evaluación.

En esta instancia ocupan un lugar central los criterios que se determinaron en la tercera etapa del proceso. Es decir, el análisis y la interpretación de la información se realizan sobre la base de los criterios establecidos, los cuales funcionan como marcos o parámetros de comparación. Veamos un ejemplo. Un docente desea evaluar el desarrollo de destrezas para estimar resultados numéricos en el cálculo de porcentajes.19 Invita a los alumnos, de a pares, a estimar resultados de diversos ejercicios. Registra el proceso de trabajo y los resultados a los que arribaron las distintas parejas. Ahora es el momento de analizar e interpretar la información registrada en función de los criterios seleccionados, alguno de los cuales pueden ser: la precisión en la estimación del resultado del ejercicio, el tipo de estrategia empleada para la estimación, la rapidez en la obtención de la estimación... El análisis y la interpretación que realice puede conducirlo a tomar determinadas decisiones sobre el modo de continuar el proceso de enseñanza de la matemática del tema con ese curso.

Como ya se ha mencionado, los criterios empleados para el análisis deben ser compartidos con los alumnos, de un modo tal que les permita orientarse en su proceso de aprendizaje ("saber cómo les va y qué deben hacer"), encontrar coherencia en las acciones del docente (dado que los criterios deben ser los mismos para todos) y comprender el fundamento de las decisiones que se toman.

Tal vez valga la pena aclarar que, si bien el análisis y la interpretación conforman en conjunto una etapa del proceso, es posible y deseable diferenciarlos. A través del análisis el docente trabaja sobre los datos obtenidos, los dispone de manera organizada, realiza cruces, los compara con otros datos (obtenidos en otro momento o por otros medios) De este modo, somete a los datos a un tratamiento que les otorga significación, es decir, que posibilita su interpretación. Sin el trabajo de análisis, la interpretación se transforma en la elaboración de conjeturas sin ningún sustento sólido.

Compartamos un  ejemplo Un docente se sorprende al  descubrir que ningún alumno  del  curso logro responder satisfactoriamente a un ítem de una prueba que el elaboro. Inmediatamente realiza la siguiente interpretación los alumnos no comprendieron el tema abarcado en la pregunta. Sobre la base de esta interpretación, decide volver a explicarlo en la clase siguiente. Sin embargo sabemos que esa no es la única interpretación posible de la situación descrita. ¿Qué podría haberle aportado a ese docente el análisis de la información. Imaginemos que hubiera comparado el desempeño insatisfactorio  de los alumnos en ese ¡temes de la prueba, con otros productos de los alumnos referidos al mismo tema, que revelan su dominio del campo, esto hubiera puesto en duda su suposición acerca de la falta de comprensión de los alumnos. Supongamos ahora que hubiera comparado el rendimiento de los alumnos en los distintos ítems de la prueba, descubriendo así que lograron resolver tareas mucho más complejas de manera correcta, Este docente, entonces, podría decidirse a analizar el modo de construcción del ítem. Supongamos, finalmente, que al hacerlo encuentra que es la única consigna en la que solicitó trabajar con una representación gráfica  y que la misma no resultó clara para sus alumnos. Vemos, entonces que su decisión de explicar nuevamente el tema se tomó a partir de una  interpretación apresurada, o sea, sobre bases endebles.

La tarea del análisis de la información puede ser apoyada por algunos instrumentos que la facilitan. Uno de ellos es la tabla de especificaciones, matriz de doble entrada que presente las áreas de contenido abarcadas (en sus filas) y las destrezas que serán desarrolladas en los alumnos (en las columnas). Entre sus múltiples aplicaciones, resulta una herramienta útil para analizar instrumentos de evaluación y comprobar su grado de ajuste a los propósitos de evaluación del docente También permite analizar los resultados de cada uno de los alumnos en cuanto al logro  de los procesos en relación con los contenidos seleccionados.

Por ejemplo, la siguiente tabla de especificaciones permite analizar  el instrumento elaborado por el docente para una evaluación sumativa referida a destrezas matemáticas de los alumnos de quinto año. 

Destrezas

Contenidos

Compresión conceptual

Manejo de Procedimientos

Resolución de problemas

Representación

Traducción

Propiedades de los números

X

 

 

 

X

Medida

 

x

X

 

X

Geometría

 

X

X

 

 

Datos Estadísticos

 

X

 

x

 

Funciones

x

 

x

 

 

Otro de los instrumentos al servicio de la tarea de análisis es la de resultados Se trata de un cuadro de doble entrada que presenta los    resultados    obtenidos por cada uno de los alumnos en relación con los indicios buscados paro un determinado objeto de evaluación. Por ejemplo, en una tabla de resultados pueden registrarse las respuestas de los alumnos a los distintos ítems de una prueba. O bien, la presencia de distintas seriales de adquisición de una destreza por parte de cada uno de los alumnos de un curso.

Consignas de una prueba de actuación.

Destreza: Manejo de instrumentos de geometría.

ALUMNOS

Uso de la regla en el trazado e líneas y segmentos.

Uso de la escuadra en la construcción de figuras.

Uso del transportador en la medición de ángulos.

Uso del compás en el trazado de círculos

Uso del compás en la construcción de triángulos.

A

B

C

D

E

F

...

Para finalizar y de acuerdo con lo expresado, podríamos afirmar que la tarea de realizar análisis e interpretaciones de la información es lo que permite que los indicios recogidos por el docente se vayan transformando en evidencias. Cuando el docente interpreta la información obtenida acerca del objeto evaluado se le torna "evidente" la situación y puede, por consiguiente realizar  valoraciones, compartir los resultados, tomar decisiones

 ACTIVIDADES

I.  Solicite a distintos colegas que enumeren las tareas que realizan (o los procedimientos que siguen) cuando corrigen las respuestas que los alumnos registran en un instrumento de evaluación.

Compare las enumeraciones de sus colegas con los conceptos trabajados en este apartado. ¿Qué semejanzas y diferencias puede señalar7

II. Aproveche una situación de evaluación con el grupo de alumnos a su cargo y en el área curricular que usted desee, para llevar a la práctica alguna de las sugerencias presentadas. Por ejemplo, elabore un cuadro de resultados a partir de las respuestas de sus alumnos a una prueba. Realice una lectura en sentido horizontal (desempeño de un alumno en los distintos ítemes) y en sentido vertical (desempeño de los distintos alumnos frente a un ítem determinado). ¿Qué conclusiones puede extraer? ¿Qué acciones debería llevar a cabo para probar la consistencia de esas conclusiones?