INICIO

LAS PRÁCTICAS EVALUATIVAS RENOVADAS

 Referirse a cambios en las prácticas evaluativas, supone comenzar a pensar en nuevas direcciones en relación con la manera en que evaluamos los logros de los alumnos. En tal sentido, sería conveniente recordar que: 

  • Los alumnos son diferentes y aprenden mediante estilos propios.

  • La evaluación es parte de la enseñanza y del aprendizaje. No hay separación entre los momentos y lugares para enseñar, aprender y evaluar.

  • Son varias las oportunidades y las formas para mostrar los niveles de logro alcanzados.

  • Es posible evaluar procesos y resultados del trabajo de los alumnos. Existen diferentes situaciones de evaluación: formales e informales.

  • La evaluación es una responsabilidad compartida entre el profesor y sus alumnos.

  • Evaluar el aprendizaje permite evaluar la enseñanza.

Para conocer los logros de los alumnos es habitual que se diseñen instrumentos de evaluación. Es decir, que. para evaluar lo que los alumnos son capaces de hacer con los contenidos conceptuales, procedimentales, actitudinales, el maestro diseña diferentes instrumentos según el contenido de que se trate porque cada tipo de contenido así lo requiere Un ejemplo de ello son las pruebas.

Ahora bien, en el aula existe una inmensa cantidad de producciones que los alumnos realizan como: trabajos en cuadernos y en carpetas, dibujos, maquetas, posters, carteleras, murales, láminas, que son portadores de indicios acerca de los aprendizajes y que permiten al docente evaluar tanto como lo hace con otros instrumentos que construye especialmente. Hay también situaciones escolares - discusiones grupales, recreos, debates, representaciones- que son fuentes de observaciones para el seguimiento de aprendizajes importantes que en otras formas son difíciles de apreciar.

Los documentos que se utilizan para evaluar los aprendizajes de los alumnos pueden clasificarse en dos grandes grupos: los documentos que se construyen de ex profeso a partir del uso de instrumentos de evaluación y aquellos que existen como fruto del trabajo de los alumnos durante todo el proceso de enseñanza y a los que podemos denominar documentos del aula.