Transporte marítimo

Actualmente, el transporte marítimo está vinculado al transporte de mercancías pesadas.

Los petroleros suplen en el 40% del to­nelaje bruto mundial. Siguen los barcos dedicados al transporte de minerales y otros sólidos- chatarra, granos-, y los que sirven para transportar cualquier mercancía. La mayor potencia disponible y los progresos en ingeniería naval han permi­tido aumentar el tamaño de los barcos-hay petroleros que superan las 500.000 toneladas de registro bruto (TRB)- hasta un límite que viene impuesto por la profundidad de los puertos.

La capacidad de la marina mercante mundial se acerca a los 425 millones de TRB, para unos 78.00 barcos. Se debe destacar la importancia de las denominadas banderas de convivencia, bajo las que navega más de la tercera parte de la marina mercante mundial. La oferta de diferentes ventajas económicas, como los bajos impuestos a la reducción de tarifas, permite a países como Liberia o Panamá contar con importantísimas flotas matriculadas.

Los barcos siguen rutas que unen las re­giones de mayor actividad económica y que convergen en pasos estratégicos de gran densidad de tráfico, como los canales de Suez y Panamá. En lo que se refiere al transporte de viajeros la oferta se centra en la realización de viajes turísticos, siendo el Mediterráneo y el Caribe las áreas de mayor actividad en esa modalidad.