El automóvil

La aparición del automóvil ha transformado profundamente el papel que desempeñaba la carretera. Ésta, que a causa de la aparición del ferrocarril había perdido vigencia, es nuevamente un elemento importante del transporte.

Antes del automóvil, otro vehículo que restauró el uso de la carretera es, la bicicleta. Este vehículo es económico, pero solo alcanza velocidades limitadas. Las innovaciones de la bicicleta nos han permitido responder a las crecientes necesidades de movilización, ahí se ubican: la motocicleta, luego el scooter y el ciclomotor.

El automóvil hizo su debut a finales del siglo XIX. Gracias al auto se pueden alcanzar velocidades similares a las del tren, salvo en el caso del excesivo tráfico en las carreteras. El automóvil se ha convertido en el medio de transporte individual o familiar, por su capacidad de adaptación, siendo a la vez un instrumento de trabajo. En el campo de los transportes colectivos permite el establecimiento de una red de autobuses y la utilización de autocar turísticos, en servicio regular o contratados.

En fin los vehículos automovilísticos, aptos para todo terreno, circulan aun cuando no exista pista alguna. La enorme acogida al automóvil se debe también a la ventaja que ofrece la carretera con respecto al ferrocarril ante los problemas del relieve.