Formas de orientarse.

Existen tres formas básicas: tomando el sol como punto de referencia, en la noche localizando la estrella polar; y, utilizando la brújula.

Tomando el sol como punto de referencia, si se señala con la mano derecha el punto por donde sale el sol, se tendrá el este, hacia la mano izquierda se tendrá el oeste, al frente se tendrá el norte y ala espalda el sur.

Localizando en la noche la estrella polar, que señala aproximadamente el norte. En el hemisferio sur la constelación de la Cruz del Sur indica el sur.

La brújula, consiste en una flecha de acero imantada colocada sobre un pivote que gira indicando el norte sobre una rosa náutica.