Adelante...

Unidad I (2/12)


La percepción del espacio por el niño.

El desarrollo de la habilidad de ubicación espacial es mucho más que un simple aprender a situar lugares geográficos en un mapa. Para lograr esta habilidad es necesario proporcionar una secuencia que permita un aprendizaje lógico y atractivo para no convertir el proceso en una memorización de lugares en el mapa.

Para enseñar a situarse y a situar los objetos en el espacio es imprescindible conocer las nociones elementales pertinentes, ya que el niño no tiene conciencia clara de lo que el espacio significa.

En sus primeros años el niño tropieza con una serie de dificultades en la aprehensión del mundo físico, éste es un todo para él, mientras va pasando por diversos estados hasta llegar a diferenciarse de ese mundo físico. El estado psicológico inicial de egocentrismo, cambia por el estado de sincretismo, y ambos producen efectos diversos sobre la percepción del espacio a medida que el niño crece; por lo tanto para ayudarle en su aprendizaje es necesario conocer esos efectos de su desarrollo sobre el área de ubicación espacial.


  Arriba